6 secretos sexuales masculinos (sí, ellos también los tienen)

6 secretos sexuales masculinos (sí, ellos también los tienen)

Usa esta información clasificada para dejar alucinado a tu chico y que se pregunte cómo es posible que puedas leer su mente con tanta nitidez.

Sabemos que los hombres tienden a ocultarnos ciertas cosas (material porno, fotos de ex novias…), pero lo que no te imaginas es cuánta información sexual esconden. Sin embargo, todo es investigable y lo hemos hecho: he aquí lo que probablemente tu chico guarda en su ardiente mente, más unos cuantos trucos excitantes (y exitosos). Se sorprenderá de que hayas dado con ellos.

1. Les encanta ser seducidos

Como indican reiteradamente las encuestas de Cosmo,lo que más excita a los hombres es que las chicas den el primer paso. Y aunque se espera que sean ellos los que guíen el camino, sueñan con que su chica salte apasionadamente sobre ellos de vez en cuando. O más que de vez en cuando porque, según Juan, de 30 años: “Todavía no he encontrado una chica que inicie el sexo tan a menudo como yo –dice él-. Mi última novia tomaba la iniciativa tan pocas veces que me he prometido no salir nunca más con chicas que necesiten tres Margaritas para decirme que les gusto”.

Cómo “leer” su mente: juega a ser la Capitana del Placer con tu chico. Cuando estéis solos en casa, no te cortes: quítale los pantalones y haz con él lo que quieras.

2. En la cama eligen posturas que les favorecen estéticamente

No sólo les preocupa el aspecto de sus abdominales y sus bíceps, sino también el de su pene. Andrés, de 34 años, confiesa: “El motivo secreto por el que a los hombres nos gusta la postura de la mujer encima,además de porque se nos aplana la barriga, es porque nuestra erección queda bien a la vista todo el tiempo y, así, tumbados sobre la espalda, el pene parece más grande”.

Cómo leer su mente: ponte a cuatro patas frente a un espejo de modo que él pueda ver su pene penetrándote desde un ángulo halagador. O túmbate boca arriba y coloca los pies sobre sus hombros cuando entre en tu vagina estrecha.

3. Fingen que cuentan con más experiencia de la que tienen

“Nunca le he dado una lista o algo así a mi novia, pero le he hecho creer que me he acostado con más mujeres de las que en realidad lo he hecho –dice Carlos, de 32 años-. La cifra verdadera es cinco y no sé por qué me avergüenza”. Por lo que parece, la ecuación erótica se formula así: poca experiencia igual a poca seguridad.De modo que, puesto que él carece de una base de datos con las posturas que complacen a diversas mujeres, es posible que se sienta un poco incómodo a la hora de explorar todo tu cuerpo en busca de respuestas.

Cómo “leer” su mente: en la cama, coge su mano y muéstrale exactamente la presión y la velocidad con que te gusta que te toque. Usa palabras como aquí, más despacio, más fuerte y halágale cuando lo esté haciendo bien. ¡Verás qué resultados!

4. Tienen fantasías inconfesables durante el sexo

No te empieces a poner nerviosa. Los psicólogos y sexólogos convienen en que es absolutamente normal que los hombres fantaseen con otras personas y no necesariamente con su compañera de cama. De hecho, es casi un acto reflejo mientras se va acercando su orgasmo. Daniel, de 33 años, es un buen ejemplo: “ La chica con la que salgo es increíblemente sexy, pero sí, a veces cuando hacemos el amor, especialmente justo antes de llegar al clímax, fantaseo con mi ex, con una colega de trabajo o incluso con una actriz porno. También puede ser una chica imaginaria pero, obviamente, no se lo cuento a mi novia porque no quiero hacerle daño”, dice.

Cómo “leer” su mente: aunque no tienes que investigar de qué se compone exactamente la imaginación erótica de tu chico, sí debes aceptar que la tiene. Y si quieres saber más, pídele que te susurre una escena sexy que te incluya a ti mientras hacéis el amor.

5. Se preguntan si te lo estás pasando bien

Parte del placer sexual masculino deriva de ver a su compañera excitada, y si él duda de que el placer que ella siente es genuino, no podrá disfrutar tranquilo.Jorge, de 28 años, cuenta: “ Yo creía que a mi novia, con la que salí durante la carrera, le encantaba que le diera sexo oral. Pero al cabo de dos años me enteré de que, durante todo ese tiempo, lo había fingido. Me quedé planchado. Después de romper con ella, cuando empecé a salir con otras chicas, no dejé de preguntarme si también ellas fingirían”.

Cómo “leer” su mente: no te hagas la actriz porno, pero no te contengas si necesitas gemir o ser verbalmente directa durante el sexo. Puedes darle pistas gimiendo justo cuando hace un movimiento determinado o también presionando su mano contra tu punto de placer.

6. Son demasiado tímidos como para pedirles cosas picantes

Es muy frecuente que los hombres deseen hacer algo considerado tabú pero, a menudo, no se atrevan a pedirlo por temor a que los juzguen como pervertidos. Ese miedo es el que ha impedido hablar a Bruno, de 30 años: “Hay un par de cosas que me encantaría hacer, como jugar a los médicos con mi novia, pero nunca se lo diría a ella. Creo que se debe a una especie de respeto. Me da la impresión de que se quedaría más bien horrorizada”.

Cómo “leer” su mente: si estás abierta a la aventura erótica, infórmale de tu curiosidad sexual (puedes hacerle una insinuación, escribirle una nota o inspirar profundamente, contar hasta diez y decírselo. Una vez hayas abierto la veda es muy probable que él también se atreva a decir qué tiene en la cabeza. Pero, ¿qué pasa si su petición sobrepasa tus límites? Suavízala un poco. Digamos, por ejemplo, que se muere de ganas de hacerlo en público. Si tu reacción es “ni hablar”, piénsate si no te apetecería hacerlo en el coche, aparcado en una calle tranquila o en un descampado. Lo cierto es que, aunque lleves a la práctica tan sólo el 20% de su deseo más erótico, lo volverás loco.

Skills

Posted on

octubre 23, 2016

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *