El colombiano Carlos Vives arrasa en Madrid en su segunda parada en España de la gira ‘La fiesta de todos’.

,
El colombiano Carlos Vives arrasa en Madrid en su segunda parada en España de la gira ‘La fiesta de todos’.

Su potencia, su sonrisa, su felicidad, contagiaron a los fans desde el inicil: un público absolutamente internacional en el que predominaron los colombianos, con sus camisetas de la selección y con sus sombreros vueltiaos, pero donde no faltaron tampoco la presencia de venezolanos, argentinos, ecuatorianos, puertorriqueños, y, como no, españoles. Rendidos todos al coloso de Santa Marta.

Para no hacer esperar, Carlos llegó en su Bicicleta. Un arranque comercial/actual para regresar de golpe al pasado casi 30 años atrás con el exitoso Pa Mayte.

El vallenato La cañaguatera, original de Alfredo Gutiérrez, con la cumbre en el solo de acordeón de Egidio Cuadrado, desató el delirio antes de El hijo del Vallenato y La gota fría. Gorda la sudó después.

Grandes también fueron las lágrimas que derramaron muchos de los presentes cuando con Alicia Adorada, el colombiano pidió un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la tragedia de Mocoa.

Antes de un pequeño descanso, de un merecido respiro, Déjame entrar, Ella es mi fiesta y la mítica Fruta fresca no bajaron el tono. Y después, la fiesta de todos no cesó. La locura se alcalzó con la champeta El mar de tus ojos, y el reggaeton Al filo de tu amor.

“Esto se está poniendo sabroso”, dijo Vives antes de presentar a sus invitados Stephanie Cayo y Morat. Todos juntos cantaron La tierra del olvido, de desordenado inicio. Mejoró la cosa (ya solo) con Como tu rock de mi pueblo y se caldeó el ambiente con La foto de los dos, romanticismo y dulzura en estado puro.

La traca final se inició también directa al corazón. No le acompañó Wisin en Nota de amor, su éxito más reciente en el que mezcla lo urbano con el vallenato. Y sólo hizo rugir al público con Volví a nacer. Tampoco apareció Shakira en la repetición de la Bicicleta con la que finalizó el el concierto. Daba igual. Su grandeza llenó el escenario durante dos horas de un show hiperactivo, romántico y sabrosón.

 

FACEBOOK

Habilidades

Publicado el

abril 5, 2017

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies