El rey del reguetón, el puertorriqueño Daddy Yankee puso en marcha al WiZink a toda gasolina eso si con Calma. .

El rey del reguetón, el puertorriqueño Daddy Yankee puso en marcha al  WiZink a toda gasolina eso si con Calma. .

Luego de unas filas interminables el reguetón es la exaltación de la sensualidad y el acercamiento físico, así que chicas y chicos optaron por sus vestuarios más voluptuosos (y, en consecuencia, escuetos en superficie textil) para afrontar la primera gran fiesta lúbrica de la temporada, la visita del puertorriqueño Daddy Yankee y otras voces acreditadas para entregarse al vértigo del perreo. Los meteorológicos podrán decir misa, pero anoche quedó claro que el verano ya ha comenzado este año en la ciudad.

Proliferaron en escena bailarines malotes y djs de La Chapa acostumbrados a caldear las madrugadas del Fabrik. Y hasta terminó apareciendo el gaditano José Manuel Pinto, un día portero suplente del Barça y hoy productor y cantante con el nombre de Pinto Wahín. Un tipo consecuente, reconozcámoslo: a juzgar por su manera de perderse con el tono en su más reciente éxito, 24 horas, podemos deducir que canta ahora como cuando se colocaba entre los tres palos.

El Cejas, un adolescente ibicenco con cadena dorada que suma millones de seguidores en Instagram y YouTube, sonreía para docenas de selfis a nuestra vera. Pero los móviles cambiaron de orientación en cuanto hubo noticias de El Gran Jefe, que irrumpió con casaca roja y dorada, repartiendo saludos militares a la multitud y pronunciando un “Que comience el fuego” como consigna de guerra. La batalla resultó encarnizada. “Los que vinieron a pasarla bien están en el sitio indicado”, avisó el de San Juan. Y la pirotecnia y un cuerpo de baile chandalerode ocho efectivos le acompañaron desde la inaugural Con calma, el retrato de “esa asesina cuando baila, quiere que todo el mundo la vea”.

El reguetón, ya saben, no requiere de grandes despliegues sonoros para el directo. Un pinchadiscos y dos coristas le bastan a Raymond Luis para poner en funcionamiento la “gran discoteca”. Sus muchas horas de vuelo, la calidez caribeña y el carisma hicieron el resto. Daddy propone “romper esto ahora” o “darle a la batidora”, suelta el micrófono para que sean las 15.000 almas quienes entonen Lo qué pasó, pasó y dedica su pieza más romántica, Qué tengo que hacer, a “las bellísimas mujeres españolas”. Y aún le sobraba carburante hasta llegar, casi al final, a su megaéxito Gasolina. Una manera explícita de prenderle la mecha a este verano.

Le gustaría que su empresa aparezca en ésta sección, info: 657661491657661492.
PUBLICIDAD

Habilidades

Publicado el

junio 3, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies