La alta cocina aterriza de lleno en los festivales de música

La alta cocina aterriza de lleno en los festivales de música

Chefs de la talla de Pepe Solla, Paco Roncero, Quique Dacosta, Paco Morales o Roberto Ruiz ya han trasladado su cocina a la zona de restauración de algunos de los festivales más multitudinarios del país.

Lo normal es que en un evento de semejantes características, la música y los artistas fueran los auténticos protagonistas de la velada. Sin embargo, el auge de la alta cocina ha llegado incluso a la zona de restauración de los mejores festivales del mundo, antes ocupada por food trucks de comida rápida y, para muchos clientes, de calidad cuestionable. Por suerte para los melómanos, ya no será necesario cargar con una nevera llena de provisiones para evitar síntomas estomacales innecesarios. Ahora es posible degustar bocadillos de autor, carrilleras, pasta siciliana, empanadasartesanas, tostas de atún fresco y también lo mejor de la cocina más internacional. ¡Disfruta la experiencia con los cinco sentidos!

Una música para chuparse los dedos

El próximo mes de agosto, en el Tío Pepe Festival, artistas de la talla de Loquillo, Rosario Flores, Juanes, Joan Manuel Serrat o Luz Casal pondrán banda sonora a la ocasión. Mientras, algunos de los chefs más reputados del panorama nacional se pondrán detrás de los fogones para elevar la experiencia hasta un nuevo nivel. Hablamos del dos estrellas Michelin Paco RonceroRoberto RuizPaco Morales o el gran Quique Dacosta, quien ya acumula tres de las preciadas estrellas en su currículum. Este es el ejemplo perfecto de lo que el resto de festivales busca perseguir, un tándem insuperable entre música y gastronomía.

Zona de restauración del Tío Pepe Festival.
Zona de restauración del Tío Pepe Festival.

Otras referencias como el Primavera Sound, el Sónar, el Mundaka Festival o el famoso Starlite han optado por crear un espacio culinario mucho más cuidado y exquisito, con street food’ de calidad liderada por los mejores restaurantes de la zona. Tal ha sido la acogida entre los asistentes que las colas para conseguir un suculento bocado adquieren una longitud poco frecuente, llegando incluso a terminar las existencias. Y eso sin mencionar la diversidad de la oferta. El hueco que antes llenaba la comida ‘basura’ pertenece ahora a la vegetariana y sin gluten, a las hamburguesas y perritos ecológicos, al gazpacho, los crepes caseros o incluso los platos de cuchara. Las posibilidades son infinitas, todo depende de los gustos y preferencias del comensal. Eso sí, en la mayoría de casos los precios siguen siendo igual de costosos. Poco a poco.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Habilidades

Publicado el

junio 30, 2018

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies